El libro de los Médiums

en

“La enseñanza especial de los espíritus sobre la teoría de todos los tipos de manifestaciones, los medios de comunicación con el mundo invisible, el desarrollo de la mediumnidad, las dificultades y los escollos que se pueden encontrar en la práctica mediúmnica irresponsable.”


Una vez establecidas las verdades espirituales y dentro de ellas la supervivencia del Espíritu, lejos de quedarse únicamente en las afirmaciones metafísicas y doctorales de las demás doctrinas espiritualistas, el Espiritismo dio inicio al examen y disciplina de los hechos o fenómenos producidos por los Espíritus desencarnados, todos del dominio de la mediumnidad y experimentalmente comprobables.

Se confirmaba el carácter científico de la Nueva Revelación que, “sin la Ciencia, carecería de apoyo y confirmación”, como esclarece el Codificador, para quien el Espiritismo, inclusive, no habría podido constituirse en una Doctrina antes del desenvolvimiento de las Ciencias.

Aparecía, así, EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS, la segunda obra de la CODIFICACIÓN, publicada en 1.861 (enero), que ampliaba la obra “Instrucciones Prácticas sobre las Manifestaciones Espiritas”,  publicada en 1.858. La edición definitiva es la 2a, de octubre de 1.861, y, conforme esclarece Allan Kardec, también es la continuación de EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS.

Al comienzo de la obra se lee: “Contiene la enseñanza especial de los Espíritus sobre la teoría de todos los géneros de manifestaciones, y los medios de comunicación con el Mundo Invisible, el desenvolvimiento de la mediumnidad, las dificultades y los escollos que se pueden encontrar en la práctica del Espiritismo”.
En este libro se expone la parte práctica de la Doctrina, mediante el estudio sistemático y perseverante, como quería Kardec, de su rica y variada fenomenología, con base en la investigación, por método científico propio, lo que no excluye la experimentación y la observación, en fin, todos los cuidados para evitar el fraude y llegar a la evidencia de los hechos.

Más de cien años después de publicado, EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS es aún el manual seguro para médiums y dirigentes de sesiones prácticas y los adoctrinadores encuentran en sus páginas, abundantes, preciosas y seguras enseñanzas, que a todos habilita para la noble tarea de la comunicación con los Espíritus, sin los peligros de la improvisación, de la credulidad y del empirismo rutinario, fruto de la acomodación y de la ausencia de estudio.

La comunicación entre los dos mundos, el corporal, material ó visible y el incorpóreo, inmaterial ó invisible, es una premisa básica del Espiritismo, que sería apenas un espiritualismo irreal y dudoso, si la negase o la repudiase.

La Doctrina Espírita es progresiva y es dinámica. Al mismo tiempo es comprobación, es práctica constructiva, es aplicación, para la vida diaria de los mensajes sublimes que nos llegan de los hermanos mayores de la Espiritualidad, obtenidas por procesos científicos, de experimentación y observación, en las sesiones mediúmnicas, las cuales debemos orientar según los preceptos de EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS.

Deja un comentario