DIVULGACION DOCTRINARIA

en

Una vez más, nos predisponemos a entregarnos a la tarea de la divulgación doctrinaria, la que a través de los años que ya conforman una larga trayectoria, hemos conseguido ampliar los horizontes del Espiritismo en el alma humana, en parte a tu buena voluntad y entrega, en parte a nuestra colaboración, todos bajo la inspiración del Cristo Jesús.

En todos estos años pudimos observar cuán importante es esa tarea, al constatar cuántas almas se enriquecieron y se alimentaron con la sabiduría que la Doctrina de los Espíritus esparció en cada uno de ellos, convirtiéndola en paz y alegría y cómo el sentido de la vida fue cobrando dimensiones antes no imaginadas, gracias a las respuestas cabales dadas a su propia indagatoria que, por lo general, permanecían en el campo del misterio, al que según los representantes de la fe, el Padre Creador no permitía introducirse, por pertenecerle sólo a El, el supremo conocimiento de todo lo creado, como si en la vida común no fuese el rol del padre instruir al hijo ignorante…

La Ciencia, aliada a la Razón, impuso sus propias respuestas sin alcanzar con ello a despejar los enigmas que inquietaban al ser. No obstante y cuando su condición de espíritu ciertamente evolucionado fue demostrada, surgió la respuesta para comprender en toda su dimensión, las cuestiones relacionadas con la vida, la muerte, la inmortalidad y la comunicación de las almas y todo cuanto de ellas correspondía conocer y saber…

 

Continúa, pues, divulgando las verdades del Espíritu allí donde la vida te coloque, y siéntete feliz de colaborar en ofrecer claridad al pensamiento humano, basado en los hechos y en tu propia experiencia de vida…

Y no te preocupes por la cosecha, por cuanto la misma pertenece a Jesús, el legítimo sembrador.

 

(Extraído del libro “Del maestro al discípulo”de Juan Antonio Durante, por el espíritu de Cosme Mariño)