Cultivar el amor

en

Cultivar el amor en el jardín de la vida nos permitirá florecer.
Cada acto de amor que desde el corazón surja, sin mayores especulaciones, nos otorgará una plenitud interior.

Ese jardín que está lleno de posibilidades para la ayuda, el servicio y la dedicación al otro, sin  más que esperar, que la bendición representada en el acto de la entrega.
Esa entrega que nos permitirá brillar en ese jardín lleno de matices, cada día un poco más, fortaleciéndonos para cada nueva prueba que se nos presente.

Aprendiendo a cultivar el amor, vamos creciendo cada día, acercándonos a nuestro querido Padre que nos ilumina desde lo alto, permitiéndonos brillar.